El Aston Martin DBR9 es un veterano de los circuitos. La marca inglesa lo diseñó hace años para competir en las mejores carreras de resistencia y pelear con las muchas marcas que competían en GT1. Año tras año esta categoría fue perdiendo integrantes ya que los mejores constructores se pasaban a la competitiva GT2. Hace un par de años el ACO (organizador de las 24h de Le Mans) decidió eliminar esta categoría de su famosa carrera debido a la falta de coches que participaban. Los GT1 que aún quedaban en los circuitos tuvieron que buscarse otras carreras donde competir, y ahí surgió el FIA GT1 World Championship, donde entraron nuevos fabricantes y los veterano pudieron seguir corriendo unos años más.

El DBR9 monta un motor V12 de 6.0 litros atmosférico de Aston Martin que da una potencia de 600 CV y un par superior a 700 Nm. La transmisión es una caja X-Trac secuencial de 6 velocidades montada longitudinalmente al eje trasero con un embrague de 4 discos.

El chasis es una estructura de aluminio combinada con paneles en fibra de carbono que le permiten tener una gran rigidez torsional. La suspensión es un sistema de doble trapecio delantero y trasero con amortiugadores ajustables. Las dimensiones globales del DBR9 son:
Longitud: 4687 mm
Ancho: 1970 mm
Alto: 1195 mm
Batalla: 2741 mm
Peso: 1100 kg.